Cristina Felipe – Madre del Mes de Abril

0

Cristina Felipe Márquez : Parent of the Month para abril 2017

Bienvenidos a “Parent of the Month”, la columna mensual dedicada a familias españolas que han decidido criar sus hijos en un ambiente bilingüe en inglés. ¡Toma nota de sus rutinas y sigue sus pasos!

Nuestro “Parent of the Month” de este mes es Cristina Felipe. Residente en Toledo, madre de dos pequeños trilingües desde casa.

Hola Cristina: ¡Sois una familia trilingüe! ¿Cómo lo habéis conseguido?

Antes de tener a nuestro primer hijo nos plantemos la posibilidad de hablarle en inglés y así fue durante todo el embarazo, cuando nació y ahora con 11 años. Usamos el método OPOL ( One person, one language). A los tres años  decidimos ampliar a otra lengua ya que sus abuelos paternos le hablaban en francés cuando nos veníamos en reuniones familiares. Así fue que mi marido comenzó a hablarle en francés. Cuando nació nuestra hija comenzamos directamente en inglés y en francés (OPOL). Español lo aprendió en la escuela infantil.

Preséntanos, por favor, a tu familia trilingüe.

En casa hablamos 3 idiomas. Yo inglés, mi marido francés y entre nosotros dos español. En nuestra familia somos 4 miembros. Yo trabajo en un colegio público, en una pequeña localidad de Toledo , impartiendo inglés y alguna asignatura más a varios niveles. Me encanta el deporte y los idiomas. Practico karate y corro maratones. Hablo italiano y he aprendido francés escuchando a Manu y a los niños.  Manu, mi marido, es ingeniero y habla varios idiomas (ruso, chino, inglés, francés, italiano). Practica gimnasia deportiva, karate, toca el piano y la guitarra.

Oscar,  de 11 años un apasionado del deporte. Practica Judo, fútbol y gimnasia deportiva (de vez en cuando). Habla inglés y francés a nivel nativo. Sonia, de 8 años es una gran lectora. Lee en los tres idiomas sin dificultad. Practica gimnasia rítmica y acude a clases de pintura 1 vez a la semana.

¿Qué actividades realizan tus hijos en inglés?

Desde que eran bien pequeños hemos intentado buscar actividades en inglés para que escuchasen otros acentos y se relacionasen con otros niños angloparlantes.

Un lugar donde solemos acudir, mensualmente, es el Instituto Internacional Americano. Cuando eran más pequeños íbamos los sábados a los cuenta-cuentos que organiza la biblioteca y ahora acudimos un  viernes al mes a las sesiones de reading alive. Les encanta.

Hemos estado durante 4 años en un grupo de familias bilingües. Nos reuníamos y organizábamos actividades de todo tipo. Ha sido muy gratificante conocer a otras familias que también crían a sus hijos en el bilingüismo.

Nuestros hijos son miembros del grupo scout británico ( britishscoutsmadrid) donde ya han hecho amigos y se lo pasan genial. Oscar viajó a Bristol el año pasado con su leader y algunos niños y niñas.

En verano solemos viajar a países de habla inglesa o francesa; les inscribimos en los campamentos locales y vamos al cine. También suelen visitarnos amigos californianos en julio y agosto.

El próximo mes comienzan en un club de lectura en inglés, de una biblioteca local.

¿Por qué es tan importante hablar con tus hijos en inglés?

En mi caso, me parece  que si enseño en inglés a otros niños, es algo obligado hacerlo con los míos propios.

Además, somos una familia muy viajera y aventurera por lo que hablar inglés es algo primordial para poder movernos por el mundo y hacer amigos.

Suponemos que en un futuro les abrirá puertas a nivel laboral.

¿Has llegado a recibir críticas por elegir hablar en inglés con tus hijos?

Sí. Hace años, cuando eran pequeñitos e íbamos al parque por las tardes yo les hablaba en inglés aunque hubiese otras personas delante ya que me dirigía a ellos. Un día alguien me dijo que el grupo de mamás del parque pensaba que yo era una maleducada y que iba de “guay” ya que siempre hablaba en inglés con mis hijos. Mi respuesta fue que era mi proyecto y que tenía que ser constante y tenaz para poder conseguir mi objetivo y que no veía donde estaba la mala educación ya que si hablaba con ellas era en español.

Mi familia también se mostraba muy escéptica y comentaban que los niños se iban a liar con tanto idioma. También se molestan a veces cuando vienen a casa porque dicen que parece que están en el extranjero y no se enteran de nada, aunque ahora lo valoran ya que los resultados positivos son evidentes.

¿Tienes algunas recomendaciones para compartir con nuestros lectores?

Desde la experiencia, recomiendo:

  • Ver películas en inglés, leer libros en inglés, viajar a países de habla inglesa e ir al teatro en inglés.
  • Ser constantes y perseverantes. No mezclar lenguas. Es muy importante que el niño diferencie y asocie cada idioma a una persona o a un ambiente. Es una forma de facilitar la labor al cerebro del niño y que pueda centrarse más en el idioma.
  • Exigir al niño que te hable en inglés. Como idioma minoritario en el entorno, y hasta más o menos los tres años, el niño tenderá a responder en castellano (les cuesta pensar para hablar). Si se les permite responder en castellano, cada vez se negarán más y será más difícil llegar a la comunicación fluida en inglés. El niño se enfadará, porque no querrá pensar y hablar en inglés, pero una vez pasados los 2,5 – 3 años, estará tan acostumbrado que ya no querrá hablarte en castellano.
  • Leer en voz alta. Nosotros empezamos desde los 4 meses de edad hasta el día de hoy. Todas las noches, antes de dormir, toca cuento o libro. Se enfadan mucho si algún día no da tiempo.

Podrías compartir con nosotros las advertencias que me has ido mencionado durante la entrevista?

Simplemente avisar y advertir a los padres bilingües recién empezados que los comienzos fueron difíciles para mí ya que el entorno de mi hijo era todo en español excepto yo, que le hablaba en inglés,  con lo que rechazaba dirigirse a mí para pedir agua o cualquier otra cosa (con 2 años de edad ); aunque lo entendía perfectamente. He tenido que ser muy constante en mi proyecto para conseguir el bilingüismo desde casa.

Hemos conocido varias familias en las que la madre/padre hablaba en inglés (o francés) a sus hijos, pero no exigieron que se les respondiera en el  mismo idioma, o se les hacía la vista gorda de vez en cuando. Ahora estos niños entienden todo, pero les cuesta bastante hablar. En algunos casos no son capaces ni de formar una frase simple. Además, cuanto más les cuesta más tienden a hablar en castellano, practican menos, hablan peor, y se convierte en una pescadilla que se muerde la cola.

¿Tienes alguna anécdota o historia divertida que quieras compartir con Kids In Madrid en tu aventura como madre bilingüe?

Recuerdo un viaje a Dublín cuando Oscar tenía 2 años recién cumplidos. Paseando por Grafton Street a hombros de su papá dijo: “ Look, mucha people”. Nos reímos mucho.

Después de un viaje a Irlanda y otro a Bélgica (francés), íbamos en coche a Sevilla, cuando el niño preguntó ¿Y en Sevilla qué habla la gente?

En una ocasión, mi marido y yo comenzamos una conversación en italiano para que no se enteraran de lo que estábamos diciendo. El niño se enfadó y dijo: ¡No es justo, yo sólo sé hablar tres idiomas!

¿Cuál ha sido el momento del que te sientes más orgullosa como madre bilingüe?

Me siento orgullosa constantemente ya que veo que nuestro proyecto, aquello que nos planteamos el día que decidimos formar una familia y soñamos como quería que fuese, se ha hecho realidad. Mis hijos están orgullosos de hablar 3 lenguas, de poder comunicarse sin problemas cuando viajamos o cuando acuden a las actividades los fines de semana.

Me encanta verles hablar en inglés o francés entre ellos y sobre todo la facilidad que muestran para cambiar de idioma dependiendo del interlocutor. Es como si tuviesen un botón de idioma en su cerebro.

¡Gracias Cristina! Recibe nuestra sincera enhorabuena por tus logros. ¡Sois una familia que da envidia sana!

Por Dominique White

Share.

Leave A Reply